La Encefalitis Autoinmune podría Explicar los Brotes Psicóticos de Pacientes Diagnosticados de Posesión o Trastorno Disociativo de la Personalidad

El exorcista de William Peter Blatty (Warner Bros. 1973)

Vocabulario útil

Histeria: Intensa excitación nerviosa.

Trastorno disociativo de la personalidad: Psicopatología en la que el paciente que la sufre muestre dos o más identidades.

Terapias inmunomoduladoras: Tratamientos que actúan sobre el sistema inmunológico para que éste funcione correctamente.

Teratoma: Tumor benigno de células germinales.

Encefalitis autoinmune: Inflamación del encéfalo de origen autoinmune.

Corticoides: Fármacos basados en hormonas con alto poder anti-inflamatorio e inmunosupresor.

Inmunoglobulinas: Glucoproteínas que actúan como anticuerpos.

Posesión diabólica: Estado alterado de una persona que ha sido poseída por el diablo u otros demonios.

Neumoencefalografía: Procedimiento médico a través del cual el fluido cerebroespinal es drenado para poder ver, con mayor definición, en una radiografía, el cerebro.

Angiografía cerebral diagnóstica: Procedimiento médico a través del cual se inyecta un medio de contraste para poder examinar los vasos del cerebro.

Atávico: Arcaico o característico del pasado.

Brote psicótico: Ruptura de la realidad de forma temporal.

El próximo estreno de la segunda temporada en 20th Century Fox Television de la serie El Exorcista nos recuerda que las posesiones diabólicas plantean un problema médico, en ocasiones, de muy difícil solución. En 2007, un doctor español intentó arrojar algo de luz a este enigma de la medicina identificando una patología conocida como encefalitis autoinmune como posible responsable.

El próximo 29 de septiembre, 20th Century Fox Television estrena la segunda temporada de la serie El Exorcista basada en la sobrecogedora novela del mismo nombre escrita por el novelista William Peter Blatty, fallecido, por cierto, este año. La película original, dirigida por William Friedkin heló la sangre de los espectadores que tuvieron ocasión de verla cuando se estrenó en 1973. De hecho, la productora de la película advertía de que, durante la proyección de los tráilers, se habían producido ataques de pánico e incluso algunos espectadores habían abandonado las salas de cine como resultado de súbitos brotes de histeria colectiva. Personalmente, no creo que ninguna otra película en la historia del cine haya conectado tan profundamente con un terror atávico que llevamos dentro y del que no nos gusta hablar: el diablo y las posesiones diabólicas.

No obstante, el maligno es un tema recurrente de nuestra cultura desde el principio de los tiempos. La lucha del bien y el mal y la existencia del ángel caído que anhela nuestras almas más que ninguna otra cosa de este mundo llevan con nosotros desde siempre. La posesión de Regan, una niña de poco más de 12 años, en El Exorcista, está basada en un caso real ocurrido en St. Louis (Missouri) en los años 40 a un niño conocido con el pseudónimo de Ronald Doe y que fue exorcizado por sacerdotes jesuitas. Los brotes psicóticos, los trastornos disociativos de la personalidad y las posesiones plantean, sin lugar a dudas, un problema médico que ya recogen las ediciones IV y V del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) y cuya causa podría estar en la encefalitis autoinmune, identificada, por primera vez, en 2007, por el doctor español Josep Dalmau, profesor de neurología de la Universidad de Pennsylvania.

Esta encefalitis, cuya denominación completa sería encefalitis por autoanticuerpos contra el receptor de N-metil-D-aspartato (anti-NMDA) está, además, asociada a la aparición de teratomas y es más preponderante en las mujeres. De hecho, los tumores ováricos y los teratomas tienen una incidencia del 60% en mujeres en edad reproductiva. Esto explicaría por qué las pacientes de algunos de los casos documentados de posesiones más famosos de la historia fueron mujeres: Clara Germana Cele (Sudáfrica, principios del siglo XX), Anna Ecklund (EE.UU., años 20), Anneliese Michel (Alemania, años 70) o Julia (pseudónimo otorgado a la paciente por el Dr. Richard E. Gallagher, psiquiatra de la Facultad de Medicina de Nueva York que trató el caso en 2008).

El tratamiento de esta encefalitis autoinmune consiste, en primer lugar, en la resección del teratoma y posterior administración de terapias inmunomoduladoras con corticoides e inmunoglobulinas, como primera línea de tratamiento, y rituximab o ciclofosfamida como segunda línea. Hoy se estima que el 40% de las encefalitis son de origen infeccioso, el 20% de origen autoinmune, aunque un 40% siguen siendo de origen desconocido. Hay que recordar, no obstante, que esta patología autoinmune, descubierta hace poco más de diez años, explicaría una constelación de síntomas como la fiebre, los ataques epilépticos, los trastornos disociativos de la personalidad, la histeria, la conducta psicótica y la amnesia pero no otros síntomas que algunos de los casos citados mostraron como xenoglosia (hablar lenguas desconocidas), sansonismo (fuerza desmesurada), hierofobia (miedo y aversión a lo sagrado) o conocimiento de información oculta o futura.

También resulta curioso saber que la palabra teratoma, que, como hemos visto, juega un papel importante en el desarrollo de la encefalitis autoinmune, deriva del griego teraton y significa, literalmente, monstruo. En El Exorcista, Regan era sometida a una neumoencefalografía y a una angiografía cerebral diagnóstica para descartar patologías neurológica y neurovasculares. El diagnóstico de la encefalitis autoinmune identificada por el Dr. Dalmau abre una importante vía diagnóstica para poder ayudar a estos pacientes. Después de todo, el diablo no existe y las posesiones son, solo, un cuento de niños, ¿verdad?

Comprensión lectora:

1. ¿Es necesario extirpar los teratomas en las encefalitis autoinmunes o se debe administrar, solo, rituximab o ciclofosfamida?

2. ¿Crees que el 40% de las encefalitis autoinmunes de origen desconocido podrían explicarse desde un punto de vista meramente religioso?

AUTHOR Prof. Jorge C. Berriatúa is the Managing Editor of the ICBMed Bulletin and Co-Founder of ICBMed. He did his B.A. in Linguistics and Masters of Education at the University of La Rioja, Spain, and his Masters of Medical Translation at UNED, Madrid, specializing in medical reporting, translating and teaching.

Jorge C. Berriatúa, M.Ed., MSc in Medical Translation

President & Co-founder, ICBMed

ICBMed Bulletin

Our Medical Spanish Bulletin is exclusively written for Spanish-speaking healthcare professionals like you. Simultaneously get updates on the hottest trending topics in medicine while enhancing your reading comprehension and vocabulary skills in Spanish.

Discover where your medical Spanish communication skills can take you.

Share This